Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción de Gregorio Fernández (1622) preside el altar mayor de la Iglesia De la Vera Cruz de Salamanca.

El Dogma

Mientras se discutía sobre la Inmaculada en los círculos de teología, los fieles ya aceptaban el dogma, reclamando a los artistas obras en las que quedara reflejado. Durante el siglo XVII el Dogma experimenta un gran auge en Salamanca. Tras una larga disputa entre franciscanos y dominicos, Felipe IV realiza una votación en la cual es indispensable el voto favorable de la Universidad de Salamanca, jurándose el 28 de octubre de 1618. El voto del juramento por parte de la Universidad de Salamanca puso de moda en la ciudad eso de "ser inmaculista", algo más de doscientos años antes de que en Papa Pío XI, el 8 de diciembre de 1857, proclamara el dogma por medio de la bula "Ineffabilis Deus"

El contrato y su desarrollo

Existía ya la Cofradía de Nuestra Señora de la Concepción y que en 1525 se fusiona con la Vera Cruz. El encargo a Gregorio Fernández estuvo rodeado de complicaciones, empezando por el elevado caché del escultor, con un coste de 2.100 reales, teniendo que pagar 1.100 a la hora de firmar el contrato y el resto a la recepción de la imagen. Valorado este elevado presupuesto, la cofradía decidió encargar la obra a Pedro Hernández, escultor salmantino que ya había trabajado previamente para la Vera cruz, pero en este caso siguiendo el modelo del maestro Fernández y su Inmaculada del Convento de San Francisco de Valladolid. Las continuas demoras y retrasos del taller imposibilitaron lo pactado, realizarla en cinco meses. Esto hizo volver a la cofradía a su idea inicial de contratar a Gregorio Fernández, con el correspondiente enfado del escultor salmantino, que llegó a reclamar una indemnización por los gastos de sus viajes a Valladolid. Casi un año después de la primera visita a la ciudad, más concretamente el 2 de junio de 1620, se firma el contrato de factura de la imagen, en la que trabajarán simultáneamente el policromador salmantino Antonio González y el orfebre Gonzalo del Puerto.

La iconografía

Se tomaron tres modelos plenamente establecidos: el Abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada, el Árbol de Jesé y la Tota Pulchra del Cantar de los Cantares del Rey Salomón; modelo que más se acerca a nuestra Inmaculada. A los pies, la luna, y en la cabeza una corona decorada con pedrería de colores y esmaltes de la que salen rayos de luz rematados con las doce estrellas. El manto, de color azul con estrellas de bronce con pedrería, se asemeja a la bóveda celeste, que envolviendo a María la hace partícipe de la gracia de Dios. Antonio González, policromador de la talla, pinta en la orla dorada que rodea el manto unos medallones dedicados a algunas de las letanías del Cantar de los Cantares:
el pozo, porque María contuvo en su seno a la verdadera agua que da la vida;
la torre de David porque es la Madre del Mesías.
La fuente, porque de ella ha brotado Jesucristo, aquel que calma para siempre nuestra sed.

El manto

De composición triangular con pliegues metalizados, deja ver en la parte delantera una hermosa túnica dorada ricamente decorada. Aparece atada en la cintura un cíngulo a la altura de los codos para remarcar el vientre, primer sagrario del Hijo De Dios. Este espacio se utiliza para demostrar que María es Inmaculada.
De las cinco virtudes cardinales, aparece únicamente la fortaleza con su característica columna. Dentro de unos óvalos decorados con motivos vegetales, aparecen cinco escenas de la vida de María, tanto de los evangelios canónicos y apócrifos, en las que lleva a la práctica estas virtudes:
la Presentación de María en el Templo;
los Desposorios con San José;
el abrazo de Joaquín y Ana ante la Puerta Dorada;
la Anunciación y el Sueño de José.
Las manos, colocadas en gesto orante frente al pecho, Gregorio Fernández esculpe sus dedos pulgares cruzados realizando una cruz, un pequeño gesto para remarcar la doble titularidad de la Cofradía y el lugar para el que fue realizada, la capilla de la Vera Cruz.

Visitas a la iglesia

Concurso fotográfico

Contacto

Abajo 2, Salamanca, España

secretaria@veracruzsalamanca.org

Redes sociales

© Vera Cruz Salamanca